¿Tenéis miedo? Como afrontarlo con la técnica del Miedo Mayor

 

psicologa palma

“Cargo con las heridas de las batallas que he evitado” dijo el célebre Pessoa.

 

Como ya sabemos todos, el miedo es una sensación que nos pone en alerta cuando sentimos que alguna cosa de nuestro entorno puede ser peligrosa. A veces incluso puede llegar a paralizarnos y precisamente,  nuestros mecanismos mas instintivos de reacción son los de huir de este peligro para así salir indemnes del posible evento traumático.

 

Sin embargo y si reflexionamos desde el punto de vista de la psicología, cuando evitamos enfrentarnos a alguna situación que nos incomoda, surgen dos mensajes ciertamente contradictorios. Por un lado, un mensaje muy evidente que nos dice que nos hemos salvado del peligro (reforzando la idea de que aquel supuesto evento peligroso es, en realidad, mas peligroso de lo que pudiéramos pensar en principio) y por otro lado, aparece un mensaje muy sutil, casi subliminal que nos dice que  NO hemos sido capaces de afrontar nuestro miedo, que somos débiles y que no podemos.

Tanto el primer mensaje (te has salvado, esto es peligroso) como el segundo (eres un inútil) nos empuja a aumentar las conductas evitativas y a entrar en una espiral de evitación que incrementa de forma progresiva nuestra sensación de incapacidad y consecuentemente, nos aísla mas del mundo y baja nuestra autoestima y nuestro autoconcepto.

psicologa palma

Bien, llegados a este punto nos tenemos que plantear qué es esto del mal mayor; Como bien indica su nombre, esta estrategia se fundamenta en que nos hagamos conscientes de  a dónde nos va a llevar esta actuación de evitar enfrentarnos a nuestros miedos, proyectada al futuro. Sabéis lo que es la Agorafobia? Claustrofobia? Y todas las demás palabras acabadas en –fobia? (Existen tantas como miedos podamos inventar, así es la imaginación humana). Lo que hoy evite, mañana me atormentará y me limitará, tanto como yo haya evitado. Digamos que la cárcel que construiremos será tan grande como las evitaciones que hayamos practicado.

Es decir, que si hoy me disgustan los ascensores, y empiezo a evitar subirme en ellos, en unos meses podré desarrollar, poco a poco, y con el autoengaño de que “a mi me gusta mas ir por las escaleras, soy un deportista” un miedo intenso que me paralice ante determinadas situaciones, como subir en ascensor, o incluso sentirme atrapado, aun en un centro comercial o incluso en la calle.

Si me dan miedo determinados animales y limito mi libertad a la hora de ir a distintos lugares o seguir determinados trayectos, el miedo puede acabar transformándose en Ataque de Pánico si nos los encontramos de forma inesperada o súbita.

Si lo que tememos son ciertos comportamientos, intervenciones ante grupos o comunicarnos abiertamente, y tratamos de evitar la exposición sobre ellos, es probable que acabemos aislándonos socialmente, apartándonos de los grupos de amigos y conocidos.

 

En conclusión, el miedo que no afrontamos hoy se puede convertir en una incapacidad en poco tiempo. Un ataúd frente a la libertad de elección que creemos tener.

 

Pensar en ello, en un mal mayor, nos va a ayudar, a motivar para no dejar que las cosas vayan empeorando hasta convertirse en verdaderas patologías. Esta potente palanca nos va a hacer evitar-evitar, y de esta manera conquistar el Coraje para afrontar nuestros miedos, que una vez encontrados, y tocados con las manos desnudas, se disipan como cualquier otra nube.

 

Recordad que el miedo, mirado de cara, se convierte enVALOR, mientras que el miedo evitado se convierte en PÁNICO.

 

Ángela Gual

Abrir chat

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar