Tratamiento problemas sexuales Mallorca

Todo es difícil antes de ser sencillo

Un incidente aislado, de un granito, una montaña. Profecía autocumplida.

Causas de los problemas sexuales

Si un hombre ha tenido un fracaso casual durante una relación sexual, puede ocurrir que a partir de ese momento comience a ponerse a prueba para comprobar que no tiene ningún problema de impotencia. Es precisamente este hecho de ponerse a prueba de forma activa, en cada relación sexual siguiente, una parte de ansiedad que interferirá inevitablemente en los procesos neurovegetativos implicados en el comportamiento sexual, realizando así la profecía que el propio paciente temía ver realizada.

Todas estas “soluciones intentadas” son fruto de elecciones lógicas y racionales, que forman parte del sentido común o del modelo habitual de referencia de la persona. En el momento en que empieza a poner en marcha esta solución intentada, pasamos de tener un pequeño problema puntual, a tener uno mucho mayor, que acaba por implicar a muchos sectores del funcionamiento de la persona. El problema llega a serlo cuando la persona lleva a cabo tentativas para resolverlo. Solo hay un problema cuando existe consciencia de que es un problema.

Nuestras tentativas de realizar conscientemente un comportamiento automático (o espontáneo) transforman este comportamiento en problema.

La sexualidad es un instinto que nos permite disfrutar, compartir y comunicar.

Cuando fluye de forma natural, el sexo es una fuente de placer y amor, una manera de expresar nuestros sentimientos, necesidades y afectos, que nos lleva al goce de tocar, experimentar y descubrir desde la emoción cosas que la razón no puede ni soñar.

Pero, ¿que ocurre cuando no fluye? Cuando tratamos de racionalizarlo todo, controlándolo todo, midiéndolo todo… y la naturaleza deja de funcionar?

Una inmensa ola de frustración nos invade, una sensación de desengaño hacia uno mismo, de desilusión y apatía, por no poder culminar lo que tantas veces hemos sido capaces de lograr. Nos sentimos incapaces, abatidos, inservibles, y nuestra autoestima nos confirma que ya no somos los de antes. Algo ha cambiado, pero no solo de puertas hacia afuera sino más bien en nuestro interior. Nuestra llama vital es ahora un poco más débil, más tenue, más frágil.

Las dificultades con las que nos encontramos en la cama, no solo nos afectan a nivel de ego o de pareja, sino que pueden llegar a minar nuestra autoestima y nuestro autoconcepto convirtiéndonos en personas más inseguras y menos confiadas en nuestras capacidades.

En las diversas formas de dificultad sexual, se encuentra la constante problemática de la relación entre la voluntad y la espontaneidad, o entre el esfuerzo por el control mental y la incapacidad de dejarse llevar naturalmente por las sensaciones. Este fenómeno provoca en el 95% de los casos los trastornos sexuales más comunes, que son:

TRASTORNO POR AVERSIÓN AL SEXO

Miedo al sexo con evitación de todos o casi todos los contactos sexuales genitales con una pareja sexual.

TRASTORNO DE LA EXCITACIÓN SEXUAL EN LA MUJER

Incapacidad persistente o recurrente en alcanzar o mantener una adecuada excitación sexual hasta completar la actividad sexual, con lubricación y tumescencia de los genitales, que provoca malestar.

TRASTORNO DE LA ERECCIÓN EN EL HOMBRE

Imposibilidad por alcanzar o mantener una erección adecuada hasta completar la actividad sexual que provoca malestar.

TRASTORNO ORGÁSMICO FEMENINO

Persistente o recurrente retraso o ausencia de orgasmo, después de una fase de excitación normal.

TRASTORNO ORGÁSMICO MASCULINO

Persistente o recurrente retraso o ausencia de orgasmo, después de una fase de excitación normal.

EYACULACIÓN PRECOZ

Persistente o recurrente eyaculación en respuesta a una estimulación sexual mínima antes, durante o después de la penetración y que ocurre antes de que la persona lo desee.

DISPAREUNIA

Recurrente o persistente dolor genital asociado a la relación sexual, tanto en hombre como en mujeres. No está causada exclusivamente por vaginismo o por falta de lubricación y no se explica mejor por otro trastorno ni es debida a sustancias o enfermedades orgánicas.

VAGINISMO

Recurrente o persistente espasmo involuntario de la musculatura del tercio externo de la vagina, que interfiere en la relación sexual.

La solución está en nuestras manos

La verdad es que está en nuestras manos hacer frente a estos problemas, que nosotros mismos nos creamos. Es muy sencillo y a la vez muy complicado ya que como hemos dicho antes, la solución radica en dejarse llevar, en aceptar que un grano de arena es un grano de arena y no una montaña.

Puede parecer tarea fácil, pero todos sabemos que no siempre lo es. El ser humano tiene tanta capacidad intelectual que no puede soportar el tener que doblegarse ante una realidad que no le gusta, la aceptación es un plato que pocos saben digerir. Por ello, pondremos en marcha todos los recursos disponibles para hacerle frente y vencerle. Y precisamente ese es el problema.

Cada acción puesta sobre este “problema” concreto, no hace más que engrandecer el muro que nos separa de la solución, puesto que la solución está dentro de nosotros, pero no de nuestra cabeza sino de nuestro cuerpo, del permitir fluir los impulsos de forma natural para obtener una respuesta espontánea y orgánica. Todo intento de controlar dicha respuesta la matará, como si de un corte de electricidad se tratara, eliminando cualquier estímulo y produciendo la disfunción. El control lleva al descontrol.

Cuidamos todos los detalles de nuestros espacios para haceros sentir como en vuestra casa. Pensamos que un lugar cálido y agradable hace más sencilla la expresión de los sentimientos y problemas, facilitando así la relación terapéutica y de confianza.

Solicita una consulta
Nuestro equipo de profesionales se pondrá en contacto contigo para ayudar a solucionar tu problema.
Captura de pantalla 2018-02-07 a las 20.11.33
Ángela Gual
Psicóloga

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar