Sanos egoístas, altruistas insanos, insanos egoístas y sanos altruistas. ¿Qué es el amor maduro?

PSICOLOGA PALMA

«El amor no es una cosa que se aprenda, ¡y sin embargo no hay nada que sea más necesario enseñar!». K. Wojtyla.

 

¿Qué es el amor maduro?

Quizás para responder a esta pregunta tendríamos que calarnos en qué es una persona madura, pero dejaremos esa incomprensible tarea para otro momento mientras tratamos de discernir entre estas dos posibilidades que Fromm pone sobre la mesa (1995): ¿Te quiero porque te necesito o te necesito porque te quiero?

Ciertamente cualquiera que se haya enamorado puede decir que la reacción que se crea hacia el objeto de nuestro amor es una auténtica necesidad, o quizás en ese  momento, la única y total necesidad, que nos da de comer y de beber, nada más nos falta si tenemos su favor. Sin embargo, cuando el enamoramiento se torna amor, la necesidad que nos crece es aquella de forjar una relación estable, no tanto guiada por la pasión y el sinsentido sino moderada por la razón y la confianza.

 

El amor maduro es aquel en el cual se necesita a alguien por que se le ama.

 

En este contexto, la persona no busca tapar un agujero a toda costa, borrar un vacío existencial en busca del relleno que lo complete, que lo sacie de su sensación de soledad o de carencia. Lo que busca la persona madura es compartir potenciando su propia individualidad, es decir, crear más que la suma de ambos, por el hecho de compartirlo, cuando no hay ninguna necesidad de hacerlo por estar plenos en soledad.

De cualquier otra manera, la relación está destinada a un idilio desequilibrado en el cual la calidad será siempre menguante, condenada a la frustración y al fracaso de una muerte anunciada.

 

PSIOLOGA PALMA

Es por ello que amar a otra persona debe ser siempre un acto de sano egoísmo

 

Lao Tzu decía que «para obtener debemos comenzar por dar», no desinteresadamente (ahí va lo de egoístas) sino con la esperanza de ser correspondidos por aquél que deseamos sea nuestra pareja, dando el primer paso en signo de predisposición y buena actitud hacia la apertura al otro.

Es por ello que la única relación equilibrada será aquella correspondida entre dos sanos egoístas que dan y que esperan recibir, en un baile sincronizado en el cual, si uno de los dos no aporta, el tropiezo estropea la pieza y no se alarga un equipo que no funciona. En cambio, si es recíproco, se convierte en un baile tremendamente placentero y duradero.

Un altruista insano es aquel que necesita dar pero que no es capaz de reclamar su recibir. Es muy habitual que estas personas den con otros sujetos, egoístas insanos, que toman todo lo que se les ofrece sin recompensar al otro. La víctima hace a su verdugo y la relación se consolida en una complementariedad perfecta en la que uno da y el otro recibe, pero por la necesidad del uno en el otro, el equilibrio patológico se mantiene in eternum.

En cambio, el juego entre dos sanos egoístas es aquel en el que o los dos ganan o los dos pierden, por lo que el equilibrio sano puede mantenerse de forma natural.

Así este tipo de personas aman para sumar calidad a su estructura de por si llena y equilibrada. Son felices solos, y aún más en compañía de quien los merece, porque saben valorar quien los merece y quien trata de aprovecharse.

Así que resolviendo el enigma de Fromm y en palabras de Bartoletti, Te amo porque me preocupo por mi.

 

 

«Quiero amarte sin absorberte,
apreciarte sin juzgarte,
unirme a ti sin esclavizarte,
invitarte sin exigirte,
dejarte sin sentirme culpable,
criticarte sin herirte
y si puedes hacer lo mismo por mi,
entonces, nos habremos conocido verdaderamente
y podremos beneficiarnos mutuamente.»

E. Berne.

 

Ángela Gual.

 

Abrir chat

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar