Que es la autoestima y como podemos potenciarla?

 

 

A la eterna pregunta de si se nace o si se hace… Debo decir, y con una gran sonrisa, que en el caso de la autoestima, sin ningún tipo de dudas, SE HACE.  Digo con una gran sonrisa porque si depende de nosotros el construirla, ya tenemos por donde empezar. Otro gallo cantaría si en cambio se tratara de atributos genéticos y biológicos inamovibles a los cuales nada pudiéramos hacer para mejorarlos.

Entonces, Que es la autoestima?

Es la sensación interna que todos tenemos de valía, de capacidad, y talento personal. 
Estas sensaciones no son fijas sino que dependen en gran medida de las acciones que ejerzamos para mantenerlas a flote. Es decir, que contra más cosas hagamos, más capaces nos sentiremos, y contra más difícil sea el reto, más fuertes y valiosos nos sentiremos al superarlos.

De la misma manera, el camino que se recorre en una dirección se puede hacer en la otra. Quiero decir con esto que contra mas ejercitamos nuestras habilidades mas desarrollamos nuestra autoestima y mejor valorados nos sentimos. Pero por otro lado, contra mas delegamos en los demás nuestros propios logros, contra menos acciones concretas hacemos para mejorar, mas incapaces e inútiles nos sentimos, bajando una escalera que puede llevarnos hasta una autovaloración pésima y mediocre de nosotros mismos.

Cuales son las claves para construir nuestra autoestima?

La primera: acepta tu fragilidad.

Todos somos frágiles, tenemos problemas y dificultades que superar. A veces podemos sentirnos solos y débiles. Un secreto reveladodeja de ser un punto débil para convertirse en un punto fuerte. Cuando no tengo que ocultar algo, soy libre, porque ocultando mis fragilidades me convierto en mi propio carcelero, víctima y verdugo al mismo tiempo.

La segunda: ponte objetivos realistas.

Recuerda que cuando logras, subes y cuando fallas, bajas. El tamaño del escalón lo determina todo. No tengas tanta prisa. Recuerda que un viaje de un millón de km empieza con un solo paso.Solo un pequeño y minúsculo paso. Por lo que si haces una pequeña cosa, y después otra, y después otra… Al final habrás hecho grandes cosas solo haciendo pequeñas cosas. En cambio, si intentas hacer algo demasiado grande, y fracasas, tu capacidad quedara reducida, ¿como te sentirás?

 

La tercera: afronta las situaciones.

Cada vez que evitamos, nos decimos a nosotros mismos que no valemos, que no somos capaces de solucionar la situación. Cada vez que pedimos ayuda y alguien lo hace por nosotros, nos estamos diciendo que los demás son mejores que nosotros. Que no valemos la pena. Cada vez que delego mis responsabilidades dejo de ser responsable y me convierto en un niño.

Cuarta: cuídate, mímate, haz cosas que te den placer, descansa, come…

Todas estas acciones te dan un mensaje subliminal muy potente: me cuido porque soy muy valioso y querible. Créate rutinas para decirte a ti mismo que eres lo mas importante y lo primero.

Quinta: aprende a decir que NO.

Nosotros, los psicólogos, lo apodamos amistosamente como prostitución social. Cuando no puedes decir que no, aunque no quieras o no te apetezca, es como si te estuvieras vendiendo al mejor postorpor cuatro duros. ¿Eso es lo que vales? Así te sentirás entonces. Cuando das mas de lo que recibes, el computo inevitablemente es negativo, lo cual te manda un mensaje de que eres poco importante, de que los demás son mas buenos que tu por ello debes sacrificarte tu. Los demás se aprovecharan de alguien débil que no se quiere. Así que, ¿prefieres estar solo o mal acompañado?

 

Recuerda que eres un espejo en el que los demás se proyectan. Lo que tú reflejas a la sociedad será lo que los demás acepten como realidad y lo que finalmente aceptes tú como cierto, tras ser confirmado por los otros. Si tú les transmites que pueden machacarte, lo harán. En cambio, si tú muestras poder, también lo asumirán como real.

Es por eso que cuando queremos alcanzar un objetivo, un estado, una percepción, lo primero que debemos hacer es comportarnos “como si” ya fuéramos así, como si ya lo hubiéramos logrado.

 

Un consejo: El hábito hace al monje. Haz y acabarás convirtiéndote en aquello que imitas.

Ángela Gual