Hablamos con ls Psicóloga Ángela Gual sobre un bebé lanzado al río por su padre, de tan solo 16 años de edad, en el Programa «5 Díes Darrera Hora», de IB3 TV

 

psicologa mallorcapsicologa palmapsicologa palmaPara ver el vídeo pincha AQUÍ.

 

Así ocurrieron los sucesos el pasado día 24, cuando un adolescente de tan solo 16 años de edad, se vio sorprendido por unos vecinos cuando estaba tratando de enterrar vivo a su hijo, un bebé de escasos meses de edad a as orillas de un río en Barcelona.

Según relatan los que presenciaron el hecho, el chico, al darse cuenta de su público, alteró su plan de enterrar al infante, por el de lanzarlo al río, y así lo hizo.

 

Dos días después y tras importantes esfuerzos por las fuerzas de seguridad y del orden, se ha encontrado el cuerpo fallecido del bebé flotando ahogado en las aguas del río.

 

Nosotros nos preguntamos qué impulsa a un padre, a pesar de ser tan joven, a realizar estos hechos tan macabros y con unas consecuencias tan devastadoras.

 

Viendo los hechos y ateniéndonos a que a la edad del chico ya están desarrolladas sus capacidades cognitivas  podemos optar por varias hipótesis en términos psicológicos:

 

-Por un lado, podemos pensar que lo que realiza el chico es un acto movido por terceros hilos. Es decir, a esta edad la capacidad de ser influidos y manipulados es importante, ya que aún están creando su personalidad y buscan la aceptación de personas importantes para ellos, sujetos de referencia, por lo que podría ser el títere de otro cerebro más oscuro que le hubiera convencido de que esta era la medida más funcional para salir del problema.

 

-Otra opción sería la de que el joven tuviera un perfil psicológico psicopático, en el sentido de ser falto total de empatía, sin capacidad para los remordimientos, y que buscara una salida práctica para un problema sin resolver, como podría hacer un psicópata con rasgos sádicos. Es decir, buscar la solución lineal más sencilla sin importar los medios.

 

-Por último y quizás la opción con más posibilidades, podríamos estar hablando de un chico que siente una gran presión sobre su nueva situación como padre, una situación en la que se ha metido sin ser consciente de las consecuencias que acarrearía y que se ha dejado llevar hasta toparse de bruces con una realidad más dura de la que puede manejar. El agobio y el estrés que supone ser padre no es fácil de manejar y es posible que este joven se haya visto desbordado y haya encontrado en esta acción una solución desesperada para mitigar su situación incontrolada.

 

De hecho, inmediatamente después fue directo a la comisaría, arrepentido y avergonzado, a confesar sus crímenes, por lo que queda reforzada nuestra última hipótesis como posible explicación de la sucesión de los terribles hechos del pasado martes.

 

Ángela Gual.

Abrir chat

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar