Hablamos con la psicóloga Ángela Gual sobre un supuesto secuestro de un bebé de 10 meses por su padre, el el Programa 5 Díes Darrera Hora de IB3 TV.

psicologa palmapsicologa palmapsicologa palma

Si quieres ver el vídeo pincha AQUÍ.

Esta tarde nos centramos en la polémica actuación de un padre, que se ha llevado a su hija de 10 meses de edad, supuestamente a hacer una visita a su abuela, y después no la ha devuelto a la madre. Según esta, lleva ya 20 días sin ver a su pequeña.

 

Nos preguntamos qué impulsa a un padre a comportarse de esta manera y qué efectos busca.

Como es habitual en las noticias que salen en prensa, a veces podemos ver movimientos inesperados y acciones contradictorias, hechos que no comprendemos y por lo tanto que no aceptamos como válidos.

Es este un caso más, ya que inicialmente estaríamos de acuerdo en el hecho de que no aceptamos como correcto el comportamiento del padre de esta niña, que la separa de su madre de forma forzada y sin el consentimiento de la misma.

 

Por otra parte, me gustaría demandar un poco de precaución ya que en la mayoría de los casos, no nos llega a través de la noticia toda la información pertinente para poder hacer una valoración justa.

Lo que sabemos hasta el momento es que tanto la Guardia Civil como Los Servicios Sociales han tenido en todo momento constancia de dónde está la niña y han realizado diferentes peritajes para conocer de primera mano su estado, el cual confirman que es bueno. Ellos no han querido tomar medidas de ningún tipo, a la espera de que el juez decida la mejor acción a seguir, y por todos estos datos objetivos, yo no me atrevo a hacer un juicio sentenciatorio referente al porqué del comportamiento de este padre.

 

En cambio si que podemos hacer diversas hipótesis al respecto:

 

Pienso que tenemos dos grandes bloques que hacer frente si nos cuestionamos el porqué de estas acciones tan cuestionables:

Por un lado, un padre podría alejar a su hija de su madre por razones que él considera de seguridad, por no considerar que la niña esté bien atendida o por temer por su integridad física, psicológica o emocional. Es una conducta extrema que podría ser precipitada por la percepción de que las necesidades de la pequeña están viéndose gravemente comprometidas.

 

Por otro lado podríamos pensar que tiene este comportamiento con la firme intención de lastimar a la madre, sin importarle el bienestar de la pequeña, por lo que estaríamos hablando de un grave abuso no solo hacia los derechos y sentimientos de la madre sino también de la niña y que claramente no se permitirán, si se descubre que es el caso.

 

Nos consuela saber que todos los organismos pertinentes están de lleno investigando el asunto y que muy pronto se esclarecerán los verdaderos motivos de tales acciones, con los consecuentes movimientos que restaurarán la normalidad más adecuada para la salud de la pequeña.

 

 

 

Ángela Gual.

Abrir chat

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar