En el Programa de IB3 “5 Dies Darrera Hora” investigamos la oleada de violencia entre los jóvenes británicos

Pincha AQUÍ para ver el vídeo

Parece ser que entre los jóvenes británicos está surgiendo una nueva manera de relacionarse en las calles, una nueva forma de interacción entre grupos, que fomenta la violencia y la agresividad. ¿Cuáles son las causas de esta nueva rutina de comportamientos? ¿Qué factores les están empujando a que se den estos nuevos patrones de conducta más violenta entre los más jóvenes? ¿cómo podemos contribuir a mejorar la situación social?

Estas preguntas y muchas otras, tratamos de responderlas en el programa de IB3 “5 Dies Darrera Hora” de la mano de nuestra querida presentadora Alba González, y con la psicóloga General Sanitaria  Ángela Gual.

Como introducción avanzaremos que por lo que las investigaciones parecen sacar en claro, cada vez más, los jóvenes ingleses desean portar armas blancas cuando deciden salir a la calle. La oleada de apuñalamientos está aumentando en los últimos tiempos de una forma espeluznante y esto crea una alarma social por la que los chicos piensan que si ellos también las llevan, podrán protegerse mejor. 

La realidad es que cuando estos jóvenes tienen un conflicto, están armados, por lo que en una situación de estrés, accederán a dichas armas e incluso llegarán a usarlas, por lo que las consecuencias de estas peleas se vuelven mucho más dramáticas. 

Por otro lado, los habitantes de la ciudad también comienzan a sentir una peligrosidad añadida al hecho de salir a la calle a según que horas de la tarde y la percepción social de seguridad está viéndose dañada, creando un efecto de trasmisión colectiva de dicha sensación y sus consecuentes reacciones de evitación. 

¿Cuál es el prototipo de joven que está adentrándose en este aprendizaje social de portar armas blancas? Pues estadísticamente parecen ser, sobre todo, varones de menos de 25 años, y en muchos casos, malos estudiantes (las estadísticas muestran que muchos de los chicos implicados en estos actos han sido expulsados permanentemente de sus colegios y centros de educación). 

¿Qué podría empujar a estos jóvenes a ejercer la violencia de esta manera más gratuita?

El perfil típico del joven que utiliza la violencia para lograr lo que quiere responde a un joven criado en una familia desestructurada, con una educación afectiva ambigua y/o con abandonos por parte de las figuras de referencia. Así se construyen elementos de la empatía y la compasión mal configurados, que después favorecen el uso de la violencia sin sentimientos de culpa o con creencia de ser merecedor de estas exigencias. 

Por otro lado y ahora en auge, también tenemos a estos chicos, que han sido niños muy consentidos, a los cuales sus familias no les han enseñado a frustrarse y que se lo han concedido todo. Estos niños no aprenden el concepto de una negativa y por lo tanto, cuando se van haciendo mayores, adquieren fuerza física y no aceptan el NO o el rechazo, por lo que expresan la violencia para conseguir sus objetivos a pesar de dañar a los demás.

Vemos más contenidos en la entrevista!

Ángela Gual