Consejos para gestionar la llegada de un hermanito cuando tenemos ya un hijo.

psicologa palma

Va a llegar un nuevo bebé a la familia y tememos  herir los sentimientos de nuestro hijo, que ahora pasará a ser “el mayor”.

Hasta ahora ha sido colmado de toda nuestra atención y mimos y a partir de ahora, va a tener que compartirla. ¿Lo sabrá llevar bien o tendrá celos de su nuevo hermano? ¿Se sentirá desplazado o integrará al nuevo miembro con normalidad?

 

Vamos a ver qué podemos hacer para que esta adaptación sea lo más natural y positiva posible para toda la familia:

 

Lo primero que tenemos que tener en cuenta es qué vamos a hacer para preparar a nuestro hijo para la llegada del hermanito:

 

-En primer lugar debemos informarles, hablarles del hermanito que va a llegar de una forma positiva y lo que es más importante, incluirlo en las preparaciones y cambios que tenga que experimentar el hogar y el entorno en relación a este nuevo acontecimiento. Hacerle partícipe es incluirlo en la nueva dinámica. Se sentirá aceptado y arropado por nosotros, importante.

 

-En la manera de explicarle al niño cómo es que va a aparecer un hermanito, no es necesario entrar en conceptos técnicos ni inventar fantasías, simplemente explicarles de forma natural, adecuando el lenguaje a su edad y facilitándoles que pregunte todas las dudas que tenga al respecto.

 

-Un error muy común es inculcarles que a partir de ahora tendrán que hacer “de hermanos mayores” y por lo tanto que tendrán que ser más responsables. Hay que ir con cuidado para no hacer a nuestros hijos más mayores de lo que en realidad son por el hecho de que llegue un bebé mas pequeño. Ellos pueden sentirse angustiados por esta exigencia de crecer repentino y vivirlo más como un desplazamiento de su rol que como una virtud. Después de todo, somos nosotros los que hemos elegido tener otro hijo y no ellos. Darles un valor añadido de hermano mayor está bien, pero siempre teniendo en cuenta la fragilidad del hecho de que son niños y necesitan sentirse niños.

 

-También hay que ir con cuidado de hablarle al niño de los celos, ya que podríamos originar una “profecía que se autocumple”. Es decir, si el niño golpea al bebe y se le regaña diciéndole, “ya estás celoso otra vez” el niño puede interiorizar lo que vosotros proyectáis, cuando solo se trataba de un acto aislado. Vosotros con esos comentarios podéis crear una realidad que después el niño puede seguir, dado que sentirá que es lo esperado por vosotros.

psicologa palma

Unos cuantos consejos para iniciar un buen contacto entre los nuevos hermanos:

 

  1. Es interesante que el niño conozca a su hermano en un entorno de poca presencia social/ familiar, para darle importancia y que se sienta protagonista. Si además puede estar el bebé en la cunita y así la mama recibir al niño de forma exclusiva mucho mejor. Después pueden enseñarle al nuevo miembro juntos. De esta forma, es un descubrimiento conjunto, que se realiza como equipo y no se siente desplazado o sustituido.
  2. Es importante evitar grandes cambios en sus rutinas y sobre todo, tratar de conservar espacios de exclusividad de ambos padres con el niño mayor. Debe sentir que su status no ha cambiado, y que no ha quedado relegado al “simple hermano mayor/ destronado”. Hay que mantener los hábitos previos al nacimiento del bebé, como leerle un cuento antes de dormir o ir al parque con él.
  3. Implicar al mayor es crucial para empoderarlo en el proceso de adaptación familiar. Hay que pedirle que participe en las actividades que realizamos con el bebé y en sus tareas de alimentación, limpieza o vestido. Hacer que se sienta útil e incluso indispensables hará que él quiera participar y ayudar con el bebé, que sienta que el bebé también es suyo, lo cual reducirá los sentimientos de rivalidad.
  4. La calma es una virtud muy valiosa en esta situación. Observar sin intervenir es clave para darle un margen al hermano mayor a la hora de chequear sus comportamientos en relación al pequeño. Esperar un tiempo prudencial y no criticar, comunicarnos con el mayor en todo momento y evitar la autoexigencia y el perfeccionismo ayudarán a que este periodo se de con mucha más naturalidad y fluidez.

 

 

Ángela Gual

psicologa palma

 

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar