Antidepresivos: ¿Qué son? ¿Estamos abusando de ellos?

Los antidepresivos son los medicamentos utilizados principalmente para tratar la depresión. Además de esta enfermedad, también se utilizan para contrarrestar otros problemas, como pueden ser la ansiedad, el trastorno obsesivo-compulsivo o diferentes trastornos alimentarios.

Este hecho provoca que cada vez se haga un uso mayor de ellos. Más y más personas recurren a los antidepresivos en su día a día. ¿Estamos realizando un abuso de los mismos? Lo cierto es que podemos afirmar que estamos hablando de un medicamento que hace algo más de 50 años apenas se usaba, mientras que hoy en día podríamos catalogarlo como “estrella”. Este hecho se acentúa todavía más en Occidente.

Pero, ¿cuáles son las causas para esta? espectacular subida en el consumo de antidepresivos? Uno de los motivos principales que podríamos señalar es que en la actualidad, la población occidental está expuesta a una gran cantidad de estrés y sobrecarga emocional y laboral.

¿Cómo funcionan los antidepresivos?

Cuando una persona padece depresión, el hipotálamo deja de segregar de forma continua hormonas como la serotonina, endorfinas, noradrenalina o dopamina. Todas ellas hacen que nos sintamos tranquilos, con altos niveles de bienestar, seguros, en paz…

Al no ser producidas a niveles normales por nuestro hipotálamo, es necesario un medicamento que lo haga en su lugar. Los antidepresivos alteran las funciones químicas del cerebro que median en la transmisión de información entre las neuronas, es decir, afectan a las sinapsis cerebrales, aumentando la cantidad de neurotransmisor disponible y, por consecuencia, alterando también el funcionamiento de nuestro cerebro.

Al restablecer los niveles de neurotransmisor, lo que se consigue es que nos sintamos más felices, más tranquilos, seguros y en paz con nosotros mismos. Esa es la función principal de este medicamento.

Algunas consideraciones que tenemos que saber sobre los antidepresivos es que deben ser tomados en dosis adecuadas y prescritas por profesionales durante un plazo limitado de tiempo. Sin olvidar que no se debe abandonar el tratamiento de manera repentina, ya que puede acarrear efectos perjudiciales para el organismo del paciente.

¿Cuándo es uso y cuándo abuso?

Los antidepresivos, como hemos ya comentado, pueden ser necesarios ante graves situaciones de estrés y depresión fruto de un momento dramático en nuestras vidas. Pero hay que tener muy en cuenta que no dejan de ser un velo que nos ponemos en los ojos para no sufrir, para no sentir miedo o dolor y que ir por la vida con los ojos cerrados no va a solucionar nuestros problemas sino todo lo contrario.

El motivo por el cual cada vez hay más consumo de antidepresivos es porque, en la sociedad actual, el esfuerzo por superar las adversidades está muy infravalorado. ¿Para qué voy a esforzarme a lograr superar una situación adversa si puedo tomarme una pastilla y dejar de pensar? Esa es la clave, ya que, de esta manera, el problema se cronificará y cuando queramos deshacernos de este monstruo, tendrá dimensiones titánicas. Recordemos que tenemos de forma inherente las herramientas para solucionar nuestros problemas psicológicos. A veces, estos recursos se ven bloqueados por las situaciones complejas. Ir al psicólogo para que te ayude a desenmarañar y desbloquear nuestros recursos internos es lo que va a hacerte solucionar los problemas de ansiedad, estrés y demás, que nos dificultan la vida, y no el uso crónico de antifaces que nublan nuestra vista y nuestras capacidades. Trabajar duro y sufrir para superarse representa el mejor camino para lograr el éxito y la sensación de capacidad, que te quita el medicamento, que lo hace por ti (porque tú no puedes).

¿Cuáles son las claves de la felicidad?

La pregunta del millón y una de las más difíciles de contestar. No existe una respuesta objetiva correcta, pero podríamos afirmar que el secreto reside en disfrutar de las pequeñas cosas de la vida. No hay que confundirlo con conformarse en lo que tenemos o hacemos, sino valorar los pequeños detalles de nuestro día a día, saber apreciarlos. Disfrutar del entorno, de la familia y de todo lo que tenemos, sin obsesionarnos por lo que no tenemos.

Abrir chat

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar