Regalo SI o regalo NO?

 

Llegan las fiestas navideñas y a muchos papas les surgen dudas sobre si es bueno para sus pequeños tener regalos o no, muchos o solo uno, costosos o baratos, de este tipo o de aquel otro…
Una pequeña reflexión puede hacernos ver con algo mas de claridad algunos elementos a tener en cuenta a la hora de elegir un presente para nuestros hijos.

Regalar es un concepto que tiene diferentes acepciones. Por un lado, significa “lo que se debe dar”, lo que corresponde, por las fechas y las costumbres, pero a mi me gusta mas otra acepción que explicita el deseo profundo de dar, un significado que refleja amor incondicional en un acto simbólico de ofrecer un presente como muestra de dar afecto ciertamente trascendente. Por ello, cuando hacemos un regalo, es importante que reflejemos nuestra intención de amar y no de completar el rito, por lo que el símbolo es lo importante y no el contenido en si. El mensaje, la emoción que transmite, y no el precio o el tamaño.


Por otro lado, ante la duda de uno o varios regalos, hemos de valorar con cada aportación que hacemos, la información que les transmitimos a nuestros pequeños. La verdad es que la vida esta llena de complicaciones y sacrificios, y no siempre o casi nunca podemos obtener todo lo que queremos, de forma inmediata y sin lucha alguna. Muchos regalos de golpe pueden hacer sentir al niño que tiene el derecho a recibir todo sin ningún esfuerzo ni trabajo, de forma exigente e impositiva, ademas de que todo lo que se consigue de forma fácil tiene el mensaje implícito de poco valor. La abundancia mata el deseo, y sin desear, paradójicamente, la vida es mucho mas triste y frustrante. Así que frustrarse un poco por no tener todo lo que se desea, parece ser un buen preventivo para hacer frente a la gran frustración de tener todo y no desear nada, porque nada tiene valor.
Frente a la duda de que regalar,  para gustos colores, sin embargo existen los juguetes de moda… Y también los que fomentan la fantasía, la creatividad, la construcción de sueños… Todo ello genera pensamiento creativo y ayuda a desarrollar la identidad de nuestros pequeños. Esa siempre puede ser una buena opción.
Por ultimo quería hacer hinca pie en el punto mas importante para mi a la hora de hacer un regalo. Muchos papas se sienten culpables por todo el tiempo que han de pasar fuera de casa y porque cuando llegan están demasiado cansados como para dar lo mejor de si mismos con sus niños, por lo que aprovechan para hacerles grandes regalos que puedan sustituir o remendar la falta de tiempo que no han podido dedicarles. La verdad es que los regalos emotivos siempre ganan la batalla en calidad. Ya que cuando nuestros príncipes se hagan adultos, no recordaran si les regalamos aquella muñeca o aquella estación de bomberos, pero os aseguro que si recordaran las maravillosas experiencias que mama y papa le hicieron vivir en la infancia. Esos momentos calan en el alma y enriquecen la memoria de los nuestros. El tiempo de calidad, la atención, el amor, la curiosidad y la participación son los mejores regalos que podemos darles a nuestros hijos, por lo que un día de excursión, una tarde de cine o ir al parque con papa sin duda serán los mejores regalos que podamos hacerles para que se sientan felices y llenos.

Ángela Gual