¿Qué son los estilos de comunicación y porqué son tan importantes? Identifica el tuyo, y si no te convence, ¡cámbialo!

 

 

Los estilos de comunicación son la manera global en que nos comunicamos, a todos los niveles de nuestra expresividad en relación con nosotros mismos y con el mundo que nos rodea. Como nos movemos, el tono de voz, la manera de dirigirnos a los demás, la locución, la selección de palabras, la comunicación no verbal… este estilo define en gran manera la forma en que los demás van a tratarnos, ya que nuestra iniciativa, con nuestra actuación, instauramos un patrón que actúa de guía para que los demás sepan a qué atenerse. Les mostramos nuestra identidad y por ello, es profundamente importante ser conscientes de cual es la imagen que presentamos al mundo.

 

psicologa palma de mallorca

Existen tres modelos básicos y diferenciados de comunicación; el pasivo, el agresivo y el asertivo. ¿En qué se diferencian?

 

Las personas que siguen el estilo pasivo se caracterizan porque no se expresan en si mismas. Dejan que los demás las definan, las manden, les digan lo que tienen que hacer y generalmente no defienden sus propios derechos. Al no dar valor a sus opiniones y necesidades, los demás no suelen respetarlas y pueden ser sujetos de abusos y aprovechamientos por parte de los demás.

Se muestran inseguros y esperan que los demás adivinen sus deseos. Cosa que no suele ocurrir porque al no ser reivindicativos con la importancia de sus demandas, nadie les da importancia tampoco.

Verbalmente se disculpan con asiduidad, sus mensajes son indirectos, hablan con rodeos, no encuentran las palabras adecuadas, no dicen lo que quieren decir, bien por vergüenza o bien porque no saben defender su causa, pueden humillarse a si mismos. Su voz es baja, temblorosa y débil. Evitan el contacto visual directo y su postura es agachada. Mueven la cabeza de forma afirmativa constantemente y sus manos están temblorosas y sudadas.

 

Diametralmente en el lado opuesto, las personas que siguen un estilo agresivo se muestran provocadores y belicosos de forma casi gratuita. Son mandones, intimidan a los demás, humilladores y muy críticos. Se preocupan por conseguir lo que ellos quieren y cuando lo desean. Raras veces se preocupan de los demás y a menudo se ven envueltos en trifulcas. Tienden a aprovecharse de los demás y tienen escasos amigos por lo lesivos que resultan al entorno social.

Exageran para mostrar su sueprioridad. Verbalmetne exigen, usan palabras altisonantes, acusan, imponen, hablan mucho para no ser contrariados y les gusta llamar la atención. Se sobreestiman y hablan mucho de si mismos. Usan el término “Tú”.

Muestran una voz fría, gritona y autoritaria. Mirada sin expresión, fija, orgullosa y penetrante. Postura desafiante, rígida y soberbia. Sus manos usan el dedo acusatorio y es habitual que haga movimientos reprobatorios y rechazantes.

psicologa palma 6

 

Finalmente, los pertenecientes al estilo asertivo se comportan tal y como son, es decir, que muestran a los demás cómo se sienten y piensan, pero lo hacen de forma que no moleste a los demás y que a la vez les permita expresarse.  Pueden reconocer y respetar los sentimientos de los demás, expresar opiniones y deseos, sin imponerlos a los demás y sin permitir que los otros se aprovechen de uno. Defienden sus derechos pero siempre de buenas maneras, tratando de no herir a los demás, sin atropellarlos ni ignorando sus propios intereses. Actuan con normalidad y suelen escuchar activamente. Expresa lo que quiere y también sus sentimientos. Habla cuando tiene algo que decir, su comunicación es directa. Su voz es firme, cálida y bien modulada. Su mirada es expresiva, mira a los ojos pero sin incomodar. Su postura es relajada y bien balanceada. Las manos se mueven con suavidad y calidez, de forma natural.

 

A estas alturas ya habréis pensado en unas cuantas personillas que se corresponden con cada uno de estos estilos, y como no puede ser de otra manera, también os habréis encasillado en uno de los tres estilos (casi seguro que en el tercero J).

psicóloga palma de mallorca

Evidentemente, las personas que se corresponden con el estilo pasivo no gozan de reconocimiento social ni de un trato digno, ya que no se hacen respetar por los demás lobos de la manada. Eso nos produce una sensación de impotencia, incapacidad y vergüenza que poco a poco nos va consumiendo y hace que nos comportemos tal cual se espera de nosotros, retroalimentando nuestra propia imagen del estilo al cual pertenecemos. La pescadilla que se muerde la cola.

 

Las personas englobadas en este estilo han de tener en cuenta que mediante estos contactos sociales y esta manera de encarar las relaciones su autoestima se irá lacrando poco a poco hasta hacerse invisible,  además, las desavenencias se irán acumulado  como el caudal de un río en una presa cerrada, hasta que ésta no pueda contener más su potencia y reviente, arrasando todo lo que quede a su paso y destruyéndolo. La contención de la ira acumulada siempre lleva a la explosión descontrolada y al desastre.

Por ello es tan importante aleccionarse en habilidades sociales, para hacer frente a la canalización de nuestra ira contenida o para aprender a hacer valer nuestros derechos y así sentirnos más capaces y fuertes.

 

Las personas englobadas en el perfil agresivo tampoco hallarán la felicidad, ya que se muestran con el entorno toscos y desagradables, interesados y crueles. No se verán rodeados de seres que les amen sinceramente y se sentirán solos y vacíos. Los demás no desearán compartir con ellos y se verán apartados de eventos sociales y participaciones emotivas. Los demás no se mostrarán sinceros y nunca sabrá la verdad de quien les rodea, viviendo en una mentira permanente de imagen por miedo a represalias o castigos. Las habilidades sociales pueden acercarnos a los demás, limar nuestras asperezas y mostrar nuestra cara más amable. Ser conscientes de la importancia de preocuparse por los demás nos enseñará que si el otro está contento, me ayuda, colabora y me hace a mi la vida más fácil y agradable. Cuando gana el otro, gano yo.

 

En definitiva, adquirir un estilo de comunicación asertiva nos va a ayudar a comunicarnos mejor, a obtener lo que queremos de horma amistosa y a sentirnos parte del grupo, queridos y cuidados por él, sin duda, la mejor opción cuando se trata de sujetos inmersos en una sociedad grupal.

“Ser inteligente no significa ganar siempre. A veces, perder es ganar, y ser consciente de ello es lo que nos hace sabios estrategas.”

 

Ángela Gual.