NO ESTÁ TODO PERDIDO.

¿Es suficiente con el amor que se procesa la pareja para superar todos los obstáculos que supone una vida en común? La respuesta definitiva es NO.

Aunque el amor es un ingrediente absolutamente fundamental y básico, no podemos olvidar que cada persona es la suma de multitud de ideas, hábitos, creencias, manías, prácticas, rutinas, costumbres y experiencias, que modifican de forma constante la esencia de la misma y que por ello, vivir en pareja supone una adaptación constante, una negociación perenne, que puede manejarse como una superación constante, o coco una fustigación perpetua. Todo dependerá de las estrategias que consigas desarrollar para comunicarte efectivamente con tu pareja y de vuestra capacidad de mediación por el bien común.

laughing

Existen grandes pilares que comparten las relaciones fructíferas como el  respeto, la admiración, la atracción, la complicidad, la responsabilidad o el afecto. Cada pareja necesitara una dosis más alta de un componente y menor de otro, y todavía más difícil, esas proporciones irán cambiando dependiendo del momento vital, de la situación personal y de los acontecimientos que nos rodeen en cada circunstancia.

 

A todo ello le podemos añadir el estrés laboral, la falta de tiempo, los niños y los quehaceres familiares. Se precisa de lograr un equilibrio general de todo ello para mantener una satisfactoria relación de pareja.

 

No parece tarea fácil pero realmente si existen claves para mantener la llama y cultivar la relación de pareja:

 

Uno de los cimientos básicos de la relación es LA CONFIANZA. Si no hay confianza no hay relación. Demuestra a tu pareja que confías en ella. Muéstrale la seguridad que te hace sentir y la paz que te transmite su palabra y su compromiso contigo.

 

ACEPTAR AL OTRO es otra tarea ardua que muchas veces se nos pasa por alto. Cuando conocemos a alguien y nos enamoramos, muchas veces nos enamoramos de su parte más brillante, que naturalmente es la que deseamos enseñar. Pero todos tenemos una parte más sombría, que una vez pasado el tiempo, comienza a aflorar para mezclarse con la esencia de la persona.  Ese es el momento de no tratar de cambiar al otro sino intentar flexibilizarnos conjuntamente para encajar de la mejor manera posible. Tratar de cambiarlo solo va a suponer meter al otro en un traje que no es de su medida, haciéndolo sentir oprimido y sin aliento, hasta que finalmente no tenga otra opción que desgarrarlo para poder respirar.

 

COMUNICARSE EFECTIVAMENTE  es sin duda, una de las claves más importantes a la hora de comprenderse. Aprender a pedir lo que se quiere es tan importante como aprender a escuchar lo que quiere el otro. Decir lo que uno piensa sin herir al otro,  evitar los reproches, hablar en negativo o culpabilizar serán las conductas comunicativas a evitar. Por lo contrario, escuchar, ser asertivo, aplaudir las conductas positivas y fomentar las buenas maneras favorecerá una comunicación más sencilla y eficiente.

 

HACER COSAS JUNTOS, APOYARSE y MODIFICAR LAS RUTINAS hará que el verbo compartir tome un nuevo giro. Participar en proyectos comunes hace que cada uno de los integrantes de la pareja se sienta “parte del equipo” de una forma muy especial. Defender y proteger al otro, animarle y reafirmarle nutrirá los pilares de la pareja  desde la base.  Evitar la monotonía hará que sea divertido, lo cual es fundamental para que la calidad del tiempo que paséis juntos sea excelente.

 

TENER UNA PARCELA INDEPENDIENTE es necesario para cubrir las necesidades individuales de cada componente de la pareja. Ni todo se puede hacer juntos ni todo separados.

 

El SEXO es comunicación, es diversión, es placer, es unidad y es amor. No hay nada que pueda expresar con tan pocas palabras tantas emociones y conexiones a todos los niveles. Un buen sexo es sino imprescindible muy recomendable para mantener sana una pareja.

 

PERDONAR. Los humanos, por nuestra propia condición, somos imperfectos, y si, nos equivocamos muy a menudo. Aprender a perdonar, pero de verdad, es esencial, puesto que en algún momento del camino, siempre habrá alguien que tome el sendero equivocado. Rectificar es de sabios. Quizás no dependa del tamaño del error sino de lo que se ha roto tras de sí y de si tenemos la capacidad para repararlo.

 

AMAR. El amor es más que una caricia, más que un abrazo. Es un profundo sentimiento de querer compartir con la otra persona más allá de la piel, más allá de las palabras y los gestos. Para cada uno tiene un significado único, pero siempre en extremo especial.

terapia3

Ángela Gual.

 

Back to Top

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR